INCREIBLE: Un bebé estadounidense de 11 meses tiene permiso de armas, tiemblan las salitas rojas!


El padre solicitó el carnet cuando el abuelo le regaló al pequeño una pistola. La ley norteamericana no establece restricciones por cuestión de edad al momento de entregar la licencia
Howard David Ludwig desde hace una semana es uno de los millones de ciudadanos de Estados Unidos con permiso de armas. Pero los datos que aparecen en ese carnet hacen tan increíble como 100% estadounidense a esta historia:
Altura: 68,6 centímetros. Peso: 9 kilos. Fecha de nacimiento: 14 de junio del 2006.
Los cálculos no engañan: Ludwig, Bubba, según le llaman en su casa, tiene solo 11 meses. No sabe todavía caminar, pero según las leyes del Estado de Illinois tiene derecho a transportar un arma descargada. Puede también poseer arma y municiones.
Howard Ludwig, el padre de Bubba considera: “mejor hacerlo ahora”, que hizo público con todo lujo de detalles el proceso para la obtención del carnet en un artículo publicado el domingo en el Chicago Sun-Times. Dos semanas después del nacimiento de Bubba, el abuelo en vez de un osito de peluche, le regalo a el bebe una pistola baretta modelo 686. El vendedor de Mega Sports que le había atendido había preguntado por la edad del que iba a ser propietario y cuando dijo que 15 días el comerciante interrogó: "¿No cree que debería esperar?". El abuelo, un ávido cazador, contestó: "Bah, mejor hacerlo ahora".
Con el arma ya comprada, el padre de Bubba decidió recientemente sacar el permiso de armas para él y para el niño. Se metió en la página en Internet de la policía del Estado, rellenó los formularios para obtener el carnet de identificación de propietario de armas de fuego para él y para su hijo y pagó la tarifa de cinco dólares. Semanas después llegó su carnet y una notificación de que el de Bubba había sido rechazado. El argumento no era la edad, sino que no había confirmado que el pequeño era ciudadano de EEUU.
Enmendó el error, pagó otros cinco dólares y envió otra solicitud para Bubba. Se olvidó de recordar que era su padre quien lo pedía, así que hizo el proceso una tercera vez. Y el carnet, al fin llegó.
El padre llamó a la policía estatal para comentar el caso y confirmar que no estaba vulnerando la ley. El lugarteniente Scott Compton le confirmó que la norma de 1968 no establece restricciones por cuestión de edad a la concesión del carnet. La ley fija que Bubba no puede entrar en una tienda y comprar un rifle hasta que tenga 18 años, 21 en el caso de una pistola como su beretta. Sin embargo, el pequeño Bubba ya tiene su arma y su carnet. La ley está de su parte.

1 comentario:

Marian dijo...

Ehm.. personalmente, confío en la prudencia de la ley norteamericana: por algo tienen el país más seguro del mundo.. (?)
De todos modos, me inspira más tranquilidad Bubba que muchos de la bonaerense..


Precioso el blog.