Un fantasma


Un fantasma vuelve a recorrer el país y es el fantasma de los noventa. Macri será jefe de gobierno porteño. Se impuso en segunda vuelta con una contundente victoria sobre Daniel Filmus y se convirtió en el principal referente de la oposición en el escenario nacional.

Un haz de luz hiere la penumbra y nos muestra al resucitado, presto a dar batalla otra vez. Su rostro hinchado de tanta lágrima prestada es el mismo que negocia con un Miedo que, ayer, se vistió de gala. Los palos seguirán enfundados hasta la hora de las campanas, cuando las promesas ya no dejen ni la sombra de tanta ilusión mentida, de tanto cinismo idiota.

Cuando Mauricio dice que hemos dejado atrás el siglo de los derechos humanos una manada de nostalgias en celo te sacude, ahora mismo, una y otra vez, arriba y abajo y dale que va y que te meten contra las cuerdas y vos que sos de esos que no tiran nunca la toalla. Es verdad, querés resistir pese a todo, pero las rodillas te flaquean, los ojos se te salen de órbita. Y Áperca a la mandíbula. De bruces a la lona y a contar: 1,2,3,4….a la cuenta de diez te despertás.

Los moretones están ahí, todos juntitos, en su lugar. Hoy están más bonitos que otros días, lustraditos parecen. Votemos a Mauricio.

Quisiera creer que todo es una gran confusión. Pero no se puede creer. Mauricio Macri, con el aval del 61 % de la ciudad de Buenos Aires, será jefe de gobierno a partir de diciembre próximo.

SIH

Y pintó este tema de Sui Generis:


Juan Represión

Juan Represión viste
un saco azul, triste,
vive como pidiendo perdón
y se esconde a la luz del sol.

Juan Represión sabe,
no hay nadie que lo ame,
las balas que la gente tiene
lo asesinaron de pie.

Esta es la historia de un hombre
que supo muy pocas letras
y soñó con la justicia
de los héroes de historietas.

Y se disfrazó de bueno
con un disfraz de villano
y los malos de la historia
son los héroes cotidianos.

Pobre Juan, el odio te hace muy mal
y esperas a tu muerte
justo una madrugada
en manos de la misma sociedad.

Juan Represión sueña
poder ser invisible,
no puede soportar la verdad
y el terror lo va a matar.

Juan Represión grita,
Juan Represión llora,
está tan loco, el pobre,
que hoy en la cárcel se encerró.

Esta es la historia de un hombre
que quiso ser sobrehumano
y la realidad, entonces,
se le escapó de las manos.

Y ahora juega a los ladrones,
junto con Batman y Robin,
en un asilo de ancianos
con payasos y gusanos.

Pobre Juan,
qué lastima me da,
todos los reprimidos
seremos tus amigos
cuando tires al suelo
tu disfraz.

No hay comentarios: